Los 5 tesoros de Almadén que no te puedes perder

La pasada semana tuve la oportunidad de visitar y hacer turismo en Almadén, una localidad de unos 5.000 habitantes situada en la provincia de Ciudad Real, colindando con las provincias de Córdoba y Badajoz. Un enclave y situación que lo hace aún más atractivo. ¿Sabes de dónde viene su nombre? Ahora te lo cuento.


Almadén es mundialmente conocido por su mina de Cinabrio, mineral del cual se extrae el mercurio, es la mayor reserva de mercurio del planeta y Patrimonio de la Humanidad, cuya explotación se ha venido realizando de manera ininterrumpida desde la época romana (siglo IV a.C.) hasta el cierre de su actividad minera en el año 2001, actividad metalúrgica en el año 2003 y actividad comercial de los remanentes de mercurio en el año 2011, todo provocado por la "Estrategia Comunitaria sobre el Mercurio, Reglamento (CE) 1102/2008 sobre prohibición de exportación de mercurio metálico y ciertos compuestos y mezclas de mercurio, negociaciones intergubernamentales para el Convenio de Minamata." Esto conlleva un gran impacto socioeconómico en la comarca del Valle de Alcudia, cuya capital, Almadén, pasa de tener 15.000 habitantes a los 5.000 de la actualidad. Como todo en la vida, hay que mirar el lado positivo, y es que la mina y su entorno se ha reconvertido en uno de los mayores reclamos turísticos de la zona.


El viaje lo hice desde Toledo por la carretera de Piedrabuena. Una carretera que encanta a los moteros por sus curvas. Yo me quedé impresionado con el entorno natural que pude admirar hasta llegar a Almadén; campos de encinas, pinos y jara en flor, ademas de la orografía que dista mucho de la imagen de llanura manchega de viñedos y cereal. En cualquier época del año es bonito pero en primavera ¡FLIPAS!


1. CASA DE LOS FÚCARES


Nada más llegar a Almadén, fui directamente a hacer el chek-in al alojamiento que tenía reservado, el Hotel Boutique Condes Fúcares (Casa de los Fúcares), un pequeño hotel de 8 habitaciones ubicado en un edificio histórico construido en el siglo XV por la Orden de los Dominicos y cedido por Carlos I a los banqueros alemanes Függer y actualmente rehabilitado. Es un hotel con mucho encanto, te transporta a otra época. Además, Jose Antonio, el actual propietario, te hace sentir como en casa. Desde el primer momento tuve la sensación que había elegido bien el sitio. Él me recibió y me estuvo contando toda la historia de la casa, cómo se esmera en cuidar cada detalle, la historia de Almadén y de su mina... pero cuando llegamos al jardín y pude ver las vistas desde esa terraza... aluciné. Desde allí puedes ver la Torre del Castillo de Retamar, parte del pueblo, la Ermita de San Sebastián y todo el entorno natural que es una pasada. Incluso se puede ver la provincia de Córdoba. Mi recomendación si te alojas aquí: No puedes perderte el atardecer. Si echas un vistazo a la galería de abajo lo entenderás.




Después del check-in Jose Antonio me recomendó varios restaurantes para comer, tienes bastantes dónde elegir. Yo me quedé con uno de los que nunca fallan, El Cordobés, el caballo ganador según me contó. Comida tradicional, buen trato, servicio rápido y comida muy rica, además que no sólo tienes la comida manchega... como te habrás podido imaginar también tienen platos de la gastronomía Cordobesa que a mí me vuelven loco SAL-MO-RE-JO, no te digo más.


2. PARQUE MINERO DE ALMADÉN


A las 16.30 horas tenía reservada la visita al Parque Minero, (te dejo el link por si quieres reservar tu entrada, pincha aquí) que está a 5 minutos andando desde el hotel, por lo que pude descansar un poco después de la comida.


El Parque Minero cuenta con varios edificios por los que transcurre la visita:


1. Centro de Recepción de visitantes donde compras la entrada y es el punto de encuentro del grupo desde donde se inicia la visita. Allí puedes encontrar una piscina de Mercurio de 3 toneladas de peso (no sé si lo sabes pero el Mercurio pesa y mucho, 1 litro de este metal pesa 13,5kg.), también hay una exposición sobre la historia de la mina y un plano en 3D de las galerías que se han ido construyendo a lo largo de la historia, hasta alcanzar los 700 metros de profundidad. Más tarde me enteraría que la distancia que dista Almadén de Toledo son los kilómetros de galerías excavados en la mina ¡Brutal!


2. Centro de Interpretación de la Minería, un edificio de los años 20 en el que te explican la evolución del trabajo minero a lo largo de la historia, puedes ver los utensilios y herramientas que se utilizaba en cada época y su evolución hasta el siglo XX. Ahí te das cuenta de las condiciones laborales de los primeros mineros... un martillo, un cincel, una lámpara de aceite y una espuerta de esparto. Ahora imagina excavar con eso...


3. El interior de la mina. Antes de bajar te aprovisionan de gorro higiénico y casco. Controlan las medidas anti COVID-19, es obligatorio el uso de mascarilla durante todo el recorrido y mantener la distancia social.


-Y a partir de aquí la cosa se me empieza a complicar... Llega la parte en la que tuve que luchar con mi sugestión personal.-


Los guias, que son antiguos trabajadores de la mina, me cuentan que tomaremos un ascensor al que le han dado aspecto de la jaula como el que utilizaban los mineros (bueno no vamos mal). Que vamos a bajar 45 metros bajo tierra y comenzaremos un recorrido por las galerías en las que veremos las zonas de explotación de los siglos XVII, XVIII y XX.

Espera, espera....¿¿¿COMO??? 45 metros eso para mi es muchísimo. Aunque pensando que la mayor profundidad es de 700 casi que les tengo que dar las gracias. Aquí me empezaron a temblar un poquito las piernas.


Mientras que bajaba en ese ascensor no dejaba de pensar en cómo sería el espacio que tendríamos en la galería y las sensaciones que tendría ahí abajo; si me agobiaría, si me daría sensación de claustrofobia... y es que el peor enemigo que tenemos somos nosotros mismos. Fueron unos dos minutos que se me hicieron eternos. No para, no para, no para...pensaba yo.


Cuando por fin llegué abajo veo que para nada es como me imaginaba; los espacios son amplios, hay luz en toda la galería, corre aire natural y la sensación térmica es muy agradable, ya que fuera hacía bastante calor, unos 28ºC. Por fin respiré...


Tranquiliza mucho saber que estas en buenas manos, son auténticos profesionales, me estuvieron contando que a pesar de la profundidad hay varias salidas de emergencia durante todo el recorrido, por las que puedes salir por tu propio pie al exterior andando tan sólo 200 metros de distancia. -Esto ya va sonando diferente- En este sentido, los chicos/a de Artemina (ya hablaré de ellos más adelante) me comentaron al día siguiente que es como cuando coges el metro, también vas bajo tierra, a veces a bastante profundidad y no piensas nada de esto. Me hicieron ver, muy sabiamente, que mis miedos y mi sugestión no tenían sentido.


Superado el momento de autosabotage, pude disfrutar muchísimo de los 2 kilómetros de recorrido por el interior de la mina de mercurio más importante del mundo, conocer de primera mano los trabajos que allí se realizaban, cómo ha evolucionado el trabajo de la minería, cómo esa mina fue pionera en muchas de las medidas de seguridad que conocemos hoy en día, y sobre todo tomé consciencia del esfuerzo y la capacidad de superación de tantas y tantas generaciones, de miles de trabajadores que han hecho eso posible, es algo abrumador y emocionante a la vez. Nada de lo que te puedas imaginar supera lo que en realidad es el trabajo de la minería. Desde aquí me gustaría poner en valor y mostrar mi más profundo respeto y admiración a todos los profesionales de la minería y sus familias. OLÉ!


Para finalizar la visita volvimos a coger el ascensor pero no regresamos a la planta 0, nos quedamos en la planta 16 (a 16 metros bajo tierra) porque desde allí coges un tren minero para salir a la superficie. Esto me divirtió muchísimo, junto a mi, había una familia con dos niños pequeños y no sé quien disfrutó más, si los niños o yo. No sé si te has montado alguna vez en el tren de la mina del Parque de Atracciones de Madrid, me transporté ahí, me recordó muchísimo a esa atracción pero con una realidad del 100% y sin tener que disparar a nada.


4. Museo del Mercurio. Por último, nos montamos en un bugguie eléctrico (tipo carrito de golf pero de los grandes) llegamos al último edificio de la visita, el recuperado almacén de mercurio o azogue (depende si usas la palabra latina o la de origen árabe), edificio que se construye en el año 1941. Es el museo más importante del Parque Minero y cuenta con exposiciones sobre geología y paleontología de la comarca, una zona de ciencias del mercurio que es la parte más interactiva con diferentes experimentos de física y química, en otra zona puedes ver la historia metalúrgica del uso del mercurio y su envasado. El culmen perfecto para una visita de 10.




3. Iglesia de Ntra. Señora de la Estrella


Concluida la visita decidí dar un paseo por el pueblo. El Ayuntamiento de Almadén en este fin de semana celebraba las primeras jornadas Tradi-Tapas, en la que todos los bares y restaurantes de la localidad participaban en el concurso a la mejor tapa. -No podría haber elegido mejor fecha para la vista-. El ambiente en el pueblo era espectacular, con diferentes actividades relacionadas con la gastronomía de la zona con degustación de quesos, catas de vinos, exhibición de corte de jamón... entre otras. Sin duda un impulso y apuesta por la hostelería de Almadén, después de lo que ha tenido que aguantar este sector debido a la pandemia de COVID-19. Después de reponer fuerzas con alguna de esas exquisitas tapas, seguí con mi paseo que me llevó hasta la Iglesia de Jesús (como se la conoce en el pueblo) o la Parroquia de Ntra. Señora de la Estrella, centro neurálgico de Almadén y que me llamó mucho la atención, pues no tiene nada que ver con las iglesias manchegas, se asemeja más, por su estética, al estilo andaluz de blanco y albero, que personalmente también me gusta mucho.




4. Plaza de Toros


Callejeando llegué a uno de los puntos más singulares de Almadén ¿adivinas cuál es? Sí, su plaza de toros hexagonal y de la que, no hace mucho, publiqué una foto aérea en la cuenta de Instagram. Te dejo el link por si no la viste, y si no me sigues ¿a qué esperas? te estas perdiendo mucho de Castilla-La Mancha.



La Plaza de Toros de Almadén es Patrimonio de la Humanidad desde 2012, es un edificio todo en uno, ya que se construyó como viviendas para alojar a los mineros y sus familias, 24 viviendas en total, cada una de ellas se dividía en cuartos y convivían 4 o 5 familias. -¿Te suena la expresión "Vete a tu cuarto"? Pues de ahí viene, no te creas que hemos inventado nada.- De esta manera solucionaban el problema de vivienda en la época y tenían a los mineros aislados y fácilmente confinados para evitar contagios de gripe u otras enfermedades.


La construcción se inicia en 1752 y finaliza totalmente en 1765. Esta edificación dejaba en el centro una gran plaza de manera hexagonal, y decidieron destinar ese espacio para plaza de toros, el espectáculo por excelencia de la época. Un hecho que nos indica la importancia que tenía Almadén en aquellos tiempos, es que en 1754 se prohiben los espectáculos taurinos en toda España con la salvedad de dos plazas, la de Almadén y la de Aranjuez. Hoy en día sigue acogiendo diferentes eventos como cine de verano, espectáculos, importantes festejos taurinos...


A día de hoy ya no vive nadie en esa plaza, pues se fueron deteriorando las viviendas y las familias fueron abandonándolas. Posteriormente, las rehabilitaron y las transformaron en hotel, restaurante, museo taurino y oficina de información turística - ahora entiendes lo de todo en uno, ¿no?-. En breve se va a acometer una restauración de las cubiertas de cuatro de sus seis lados y, una vez que concluyan las obras, se volverá a licitar por parte del Ayuntamiento de Almadén las concesiones de hotel y restaurante.



De camino de vuelta al hotel, por la calle Mayor de San Juan, me sorprendió la cantidad de casas solariegas que hay, y es que es un claro signo del nivel socioeconómico que alcanzó la ciudad en el pasado. Uno de los edificios que más me llamó la atención fue el que albergó la primera Escuela de Minería de España y la cuarta de Europa. Impresiona su fachada.




Después de todo el día sin parar, y las emociones que viví, estaba agotado y me costó poco quedarme dormido. A la mañana siguiente, después de acicalarme, bajé las escaleras hasta el comedor y estaba Jose Antonio esperándome con una mesa enorme para desayunar. La mesa tenía de todo lo necesario para disfrutar de un gran desayuno (tostadas, mantequilla, mermelada, aceite de oliva virgen extra, jamón, tomate rallado, frutas, zumo de naranja natural, café, leche, Cola-Cao, agua, yogures..... hasta un jarrón con rosas del jardín recién cortadas). Así uno empieza el día de diferente manera ¿no crees? - Gracias Jose Antonio por todo-.


Después de "ponerme como el kiko", volví hasta la Plaza de Toros porque allí había quedado con Demetrio Fuentes, Concejal de Turismo y Patrimonio del Ayuntamiento de Almadén, que ejerció de perfecto anfitrión acompañándome durante el resto de mi visita. Me estuvo contando las tradiciones del pueblo, su historia y los proyectos de futuro para Almadén. -Muchas gracias Demetrio por tu tiempo y tu atención, todo un lujo-.


Él me acompañó hasta "La Taca de la Abuela", una pequeña tienda de artesanía local y sede la empresa Artemina, que he mencionado antes. Allí conocí al equipo (majísimos y muy profesionales). Son historiadores del arte, que se dedican a la arqueología, gestión cultural y educación patrimonial y son la empresa de referencia para hacer visitas guiadas en Almadén y su comarca. Pronto tendrán página web pero puedes encontrarlos tanto en Instagram como en Facebook. Te dejo el link a una de sus publicaciones para que veas como trabajan.


De vuelta a la Plaza de Toros, -como ves es uno de los centros neurálgicos de la vida social de Almadén-, porque allí se iba a celebrar una cata de vino de Denominación de Origen La Mancha, tuve la oportunidad de conocer a los integrantes de Mi Escapada Favorita, unos jóvenes ciudadrealeños que lo están petando en redes sociales con su concurso de municipios de la provincia de Ciudad Real en el que los usuarios eligen cuál es su localidad favorita. Este año es su segunda edición y ponen en valor pequeños pueblos, que de no ser por el concurso, no tendrían la visibilidad en redes sociales que alcanzan gracias a ellos. Además ofrecen información sobre alojamiento, restaurantes, etc. para que puedas organizarte tu escapada a la provincia de Ciudad Real.


5. Real Hospital de Mineros de San Rafael


Por último, no podía irme de Almadén sin conocer el Real Hospital de Mineros de San Rafael. Este espectacular edificio se construye en 1755 sufragado por el alquiler de las casas de mineros y el acceso a los espectáculos que se realizaban en la plaza de toros. Funciona como hospital hasta 1975 en el que se abandona, hasta el año 2003 que se rehabilita y acondiciona para albergar el Archivo Histórico de la Mina de Almadén. Aquí puedes visitar tres salas dedicadas a contar la historia de este antiguo hospital, las costumbres y tradiciones de la sociedad de Almadén y su comarca, además de la evolución de la metalurgia del mercurio. También se puede visitar el antiguo algibe, el patio y los jardines. La entrada a este museo está integrada en la del Parque Minero.



Como ves Almadén es mucho más que su mina, es su gente, es su entorno, es su gastronomía, es historia, es ciencia, es patrimonio, es educación, es el Valle de Alcudia... y son muchas las cosas que me quedaron pendientes por ver, esperando poder volver en otra ocasión.


Ya sabes algo más de Almadén pero hay algo teníamos pendiente, ¿te acuerdas?


¿De dónde viene el nombre de Almadén? Se tiene constancia que el origen de los primeros edificios los levantan los musulmanes para proteger la mina, llamados hisn al-ma´din, que significa "fuerte de la mina". Por lo tanto, el nombre de Almadén es de origen árabe, Al-ma´din, que significa "la mina".


Si has llegado hasta aquí, muchísimas gracias por leerme, espero que te haya gustado, des a like y compartas este viaje por uno de los Sitios de Castilla-La Mancha que me ha ganado el corazón.


Néstor Sánchez-Redondo Lara

@sitiosdecastillalamancha


2484 visualizaciones4 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

FELIZ 2021