Una ruta ideal para disfrutar del otoño

El otoño es una de las estaciones del año con más adeptos. Dejamos atrás los días de playa y el calor sofocante para disfrutar de suaves temperaturas, días de sol y comienzo de noches de frío.


La naturaleza se prepara para el invierno, los árboles de hoja caduca cambian el verde de sus hojas por miles de colores entre amarillos, naranjas, ocres, granates y rojos. Algunos de esos árboles nos dan sus frutos como castaños, robles, encinas y nogales. Los paisajes cambian y los arroyos y ríos recobran su caudal gracias a las lluvias.


Son varios los sitios de Castilla-La Mancha para disfrutar del otoño, pero hoy quiero hablarte de la Microrreserva Natural de las Gargantas de las Lanchas, en Robledo del Mazo (Toledo). Un lugar ideal para disfrutar del otoño en todo su esplendor.


Yo inicié la ruta desde Torrijos, son unas dos horas en coche, me encantó esta ruta por los diferentes paisajes que puedes disfrutar. Pasamos por Carmena, Carriches, Malpica de Tajo (con su espectacular castillo a las orillas del río) y desde allí hicimos una parada en San Bartolomé de las Abiertas para desayunar en su plaza. Desde la plaza puedes ver la iglesia, dedicada a su patrón, y el Ayuntamiento, un edificio singular bastante diferente a lo que puedes encontrar por la zona.



San Bartolomé de las Abiertas


¿Sabes cuál es el baile típico de San Bartolomé de las Abiertas? Sigue leyendo, te lo enseño más delante.


Habiendo repuesto fuerzas, continuamos con nuestra ruta en coche dirección Retamoso de la Jara y aquí el paisaje empieza a cambiar y se va poniendo más interesante. Continuamos por Torrecilla de la Jara (un pueblito con mucho encanto), Espinoso del Rey donde vuelve a cambiar el paisaje hasta llegar a la zona de Las Hunfrías donde está el comienzo de la ruta. Aquí tienes que dejar el coche en el aparcamiento y comenzar la ruta de senderismo.



Torrecilla de la Jara


La ruta de las Lanchas es de fácil acceso y apta para todos los públicos, comienza con una ligera subida pero después es muy cómoda. Está situada en la Sierra de Sevilleja y el entorno es espectacular. Enclavada en un bosque de pinos, cuando te acercas hacia la zona de las gargantas (5 en total) el paisaje y vegetación cambia, se hace mucho más rica y puedes encontrar especies como robles, encinas, loros (una especie de laurel silvestre, bastante raro de encontrar en esta latitud), arces de Montpellier...


Para llegar a la primera de las gargantas tienes que andar en torno a una hora, a un ritmo tranquilo, es quizás esta la más alta y la de más fácil acceso y puedes disfrutar de ella desde abajo y también verla desde la parte de arriba si continuas la ruta hacia la segunda de las gargantas.


Camino Ruta de las Lanchas

No te puedes imaginar la sensación que tienes cuando te adentras en la vegetación para acceder a la primera cascada. Los árboles te rodean, puedes encontrar una ladera de rocas llenas de musgo verde brillante, el sonido del agua abriéndose camino entre piedras y saltando varios metros de altura para caer en una pequeña charca, la luz del sol entrando en pequeños rayitos que se cuelan entre las hojas, los cantos de los pájaros saludándote... la paz que encuentras en este lugar es algo que te llena cada poro de la piel




Disfrutamos unos minutos de este precioso lugar y decidimos continuar hasta la segunda garganta que está a unos 200 metros.





Si me sigues en Instagram habrás visto algunas fotos y un video sobre esta zona, y sino me sigues ¿a qué esperas? te estas perdiendo muchos lugares fantásticos de Castilla-La Mancha.


Como te decía, en el perfil de Instagram, subí un storie con un helicóptero del SESCAM en pleno rescate, y es que no es que la zona sea muy escarpada pero si que es de difícil acceso para coches por lo que si tienes cualquier accidente, la cosa se puede complicar un poco.





Por suerte no fuimos nosotros los rescatados, pero si una señora que se calló en las escaleras que dan acceso hacia la segunda de las gargantas, espero que ya se encuentre bien pero pasó un mal rato, y es que la caída más tonta te puede fastidiar el día. Así que si vas a hacer la ruta sé precavido/a: lleva calzado apropiado, ropa cómoda y de abrigo, ten cuidado por donde pisas (hay rocas y zonas que con humedad pueden resbalar), no olvides coger algo de agua y lleva un pequeño botiquín contigo (te puede solucionar mucho).


Una vez que nos aseguramos que la señora estaba bien atendida, decidimos continuar hacia la segunda cascada. El terreno es más escarpado, tienes que ir entre grandes rocas, no es muy difícil aunque hay un punto que se estrecha mucho y tienes que pasar entre una pared de roca y una piedra bastante grande, como estés un poco fuerte tendrás que pasar de lado.


Salvados estos obstáculos llegarás a la segunda cascada que se encuentra en un espacio más abierto, tiene algo menos de altura, pero aún así el entorno sigue siendo mágico. Aquí en el suelo puedes encontrar grandes piedras y tienes que tener mucho cuidado por donde pisas porque si están mojadas puedes resbalarte.





Estábamos muy emocionados con lo bonito del entorno y queríamos seguir a las siguientes cascadas pero a partir de aquí el sendero se difumina, no está marcado y no supimos seguir. Así que si quieres continuar es mejor que vayas acompañado de alguien que conozca la zona. Aún así disfrutamos mucho del camino de vuelta porque el paisaje y el entorno es algo único en la zona.





Para la vuelta a Toledo planteamos una ruta alternativa a la de la ida, y es que por aquí hay pueblitos llenos de encanto como Navaltoril o Robledo del Buey. Es una zona en la que los Montes de Toledo se unen con el Parque Nacional de Cabañeros y las vistas, los paisajes, la naturaleza.... son impresionantes.


Por aquí llegamos al Restaurante La Cabrera, muy cerca del inicio de otra de las grandes rutas de senderismo de la zona, La Ruta del Chorro de los Navalucillos. En el restaurante tienen menú de fin de semana y carta de raciones, la relación calidad precio está genial. Comida tradicional y con productos de la zona, os recomiendo el venao a la plancha, espectacular.


Después de comer volvimos hasta Toledo, pero antes hicimos parada obligatoria en el mirador de la Garganta del Chorro, y después pasamos por Los Navalucillos, Navahermosa y Gálvez.





Como has visto es un plan ideal para un día con familia o amigos, y ahora el otoño es la estación perfecta para disfrutar al máximo de esta zona tan diferente al resto de la provincia toledana.


No se me olvida que tenemos un tema pendiente, el Baile de la Pera, este es el baile típico de San Bartolomé de las Abiertas, comparto este video de Castilla La Macha Televisión donde te explican más sobre esta curiosidad.





Espero que hayas disfrutado de este viaje tanto como yo, y que te animes a conocer esta zona tan diferente y espectacular de nuestra región. Y si te ha gustado el plan, compártelo con aquellas personas con las que te irías de escapada de otoño.


¡Muchas gracias!


Néstor Lara

@sitiosdecastillalamancha







156 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

FELIZ 2021